Ante las crisis como actuar con los niños:

Las crisis de aislamiento por pandemias nos imponen conductas drásticas y excepcionales como en las guerras:

Confinamiento, poca exposición, poca circulación, cuidados físicos estrictos, poco contacto por peligro presunto, etc. Vivimos entre la precaución y la paranoia. Los niños más pequeños adoptan (por imitación, identificación) las actitudes emocionales y conductuales de los cuidadores (temor, tensión, dudas, ansiedad, obsesión, etc…) Quienes cuidan a los niños deben permitir que ante el confinamiento ellos vivan, lo más posible, en un ambiente de juego, con pautas/hábitos cotidianas y de cuidado sin dramatismo. Para muchos cuidadores la reclusión obligatoria exacerba estilos de personalidad (nos volvemos más ansiosos, más obsesivos, más paranoides, etc…) Los cuidadores que no puedan manejar el estrés convenientemente deberían pedir ayuda a otres adultos cercanos o a profesionales a distancia y no interactuar tanto con los más peques. Actividades divertidas (intelectuales, actividades físicas accesibles, lúdicas, etc…) distractoras y relajantes, poca presión de tareas, sentido del humor, hablar de nuestras emociones, forman parte de lo saludable en éstas condiciones de encierro.
Entre todes nos cuidamos y cuidamos a los más pequeños de la pandemia

#yomequedoencasa
Comisión de Niñez, adolescencia y flia.
Resp. Alejandro Martínez, Patricia Diaz

 

 

En las crisis como actuar con los adolescentes:

Adolescente es casi sinónimo de necesidad de autonomía e independencia. Cuando las coyunturas les obligan a un  confinamiento dentro de sus propias casas la convivencia, en la mayoría de los casos, se puede tornar en mucha tensión y peleas cotidianas con les adultos cuidadores. Éste momento de crisis sanitaria que nos obliga a convivir con elles es una buena oportunidad para validarlos como próximos adultos y explorar sus intereses, motivaciones y proyectos a futuro. Los adolescentes necesitan q confiemos en elles, más alla que en un punto los podríamos ver aún como inmaduros e inconcientes (en términos comportamentales y de decisiones), pues sí, elles aún están en tránsito hacia la adultez, con cierta soberbia y arrogancia ppia d la edad que nos puede resultar irritante y desafiante, pero sin confianza, estímulos positivos y posibilidades concretas para poder ser partícipes de debates y desiciones/posiciones existenciales y del cotidiano ante la vida (ser escuchados con respeto), ellos estarán en disputa y en tensión con sus cuidadores…es un buen momento p empezar una nueva, cercana y productiva relación con elles.

Comisión de Niñez, adolescencia y flia.
Resp. Alejandro Martínez. Patricia Díaz